“Ya no te quiero como antes”: LA RUPTURA DE PAREJA Y EL DUELO

19 julio, 2016/ 1 0

Duelo de pareja. Pablo neruda poema

 

Para superar una ruptura de pareja es necesario el tiempo, todos podemos superar una ruptura sentimental, solo hay que aceptarlo, y decidir empezar de nuevo. La palabra duelo significa dolor, y por tanto, el proceso de duelo conlleva “pasar por el dolor, ya sea por pérdidas o simplemente por situaciones muy dolorosas que nos ocurren y tenemos que asimilar.

Nuestra sociedad evita las emociones desagradables como la tristeza. Este tipo de sufrimiento, aunque es desagradable, no es negativo, porque tiene la función de lograr sentir y vivir algunos acontecimientos, para poder enfrentarnos a ellos y pasar página.

Son momentos en los que nos sentimos débiles, por este mismo motivo, es vital aprovecharse de los recursos que tenga la persona para poder sobrellevar mejor el duelo. Contar con el apoyo de la familia, los amigos,  hacer deporte,y  saber entretenerse y mantenerse activo son algunas de las claves que te harán sentirte mejor.

 Uno siempre debe encontrar recursos para poder superar cualquier bache.

Nos podríamos encontrar con personas que no saben gestionar bien la tristeza, y se hunden en ella sin hacer nada por salir de ese “pozo” negro. Esta situación no sería sana para la persona porque está sintiendo la tristeza, pero no se está elaborando nada. Cuando tenemos como meta el bienestar, tenemos que aprovecharnos de esas emociones desagradables y de la función que tienen.

 

 

 Ordenar las emociones y sentimientos que tenemos.

Poner nombres a esas emociones.

Entender por qué se siente lo que se siente.

Aceptar que si están esas emociones es por algo.

ASIMILAR, SENTIR Y ACEPTAR.

De esta forma, se dan pasos muy importantes en el proceso de duelo para poder seguir caminando sin ese equipaje tan pesado.

 duelo de pareja

 

Fases de una ruptura

 

 1. NEGACIÓN “no me lo creo”

No aceptamos que la relación se haya terminado, y tenemos todavía esperanza de poder recuperar a esa persona. Se trata de un mecanismo de defensa de no querer enfrentarnos a la realidad. Suele transcurrir durante los primeros días de la noticia o las primeras semanas (si la persona tarda en abandonar el hogar).

 

2. INSENSIBILIDAD

Se trata de una fase en la que las personas dice no sentir nada, como una incapacidad de conectar con las emociones tanto agradables como desagradables. Existe un bloqueo emocional, en el que no lloran ni se enfadan demasiado. Es importante que en estos momentos la persona supere este bloqueo para que empiece a sentir y avanzar con su duelo.

 

3. TRISTEZA – (el dolor de la pérdida)

Comienza la tristeza y el dolor cuando se asimila lo que está pasando. Ésta es sana y es necesaria pasar por ella para para poder hacer el proceso de duelo.

Algunas personas lo ven como signo de debilidad y quieren estar fuertes, otras, creen que su ex pareja no se lo merece, y también están las que asocian la tristeza a la depresión y ponen en marcha mecanismos de distracción y automensajes positivos para cortarla lo más rápido posible.

 

 4. MIEDO – ANGUSTIA – CULPA

Comienzan a surgir nuevas emociones como el miedo. Se está dando un cambio en su vida, y se tiene miedo a lo desconocido, a estar solos/as. Se trata de un miedo general al futuro.

La angustia aparece como forma de ansiedad. El hecho de tener información sobre la ex pareja suele crear desasosiego, aunque la información no sea relevante (verle por la calle, enterarse de si ha conocido a alguien, conocer una infidelidad pasada…).

Por otro lado la culpa comienza a apoderarse de la persona, y surgen los mensajes autodestructivos “¿Y si hubiera…?”. No suele ser un análisis objetivo, y casi todo les conduce a ver su responsabilidad bien por lo que hicieron, lo que no hicieron,o lo que pudieron hacesr.

Sin embargo, decir que no todas las personas que hacen duelo presentan esta culpa, debido al tipo de ruptura y diversos factores.

 

5. RABIA – IRA

Esta fase como tal, suele darse cuando la persona es abandonada, y no cuando ella misma toma la decisión de dejar la relación. Se buscan las razones de lo ocurrido, tanto en ti (qué habré hecho mal) como en la otra persona. A veces, aparece en forma de enfado y otras como rencor.

Esta emoción proporciona una fuerza y ánimo, las cuales llevaban ausentes mucho tiempo.

Aunque es una fase funcional, y hay que pasarla, es también “ peligrosa” en el sentido de que la persona pueda quedarse atrapada en la rabia. Por ejemplo, tras tiempo de dejarlo sigue manteniendo el mismo odio y rencor como si estuviera pasando ahora en el presente. Cuando no perdonamos y tenemos rencor, el proceso se cronifica.

 

6. SENSACIÓN DE DESCONTROL (necesidad de salir)

La persona encuentra nuevas fuerzas para enfrentarse al mundo, salir, arreglarse de nuevo, cuidarse físicamente, incluso es habitual ver cambios de imagen ( pelo, ropa..) que reflejan la necesidad de un cambio en otras áreas.

Es como si vivieran una nueva adolescencia, porque tienen muchas ganas de realizar actividades, tener planes, salir de copas, “ se les cae el piso encima”. La autoestima se ha visto dañada tras sentirse abandonados, y sienten la necesidad de comprobar que pueden seguir atrayendo a otras personas. La mayoría de la veces suelen ser  “relaciones de transición”.

 

7. DESOLACIÓN o NOSTALGIA “echo de menos”

Suele vivirse como una vuelta a la  tristeza pero no con emociones tan intensas. No es que echen de menos a la ex pareja (que también) sino que más bien echan de menos la relación de pareja, tener a alguien, el afecto y la compañía de  vivir con otra persona. Suele ser la fase de introspección, se perdonan y perdonan.

 

8. SERENIDAD (necesidad de estar mejor)

Esta etapa de serenidad concluye el duelo. Es una fase relajada en la que se mezclan diferentes emociones. La persona necesita estar bien, pasar página. Comienzan a retomar los contactos sociales y muchas rutinas.

 

9. ACEPTACIÓN “ya no duele tanto”

La persona es capaz de pensar en su ex pareja sin el sufrimiento y el dolor de antes. Puede que incluso tenga información de su ex sin angustia ni ansiedad, y si siente alguna emoción desagradable no le afectará tanto. Se ven fuertes y capaces de seguir su propio camino, sintiéndose liberados y capaces de rehacer sus vidas.

 

duelo de pareja superado. playa

Debemos fijar el objetivo en ACEPTAR, no en recuperar, sin suplicar amor a la otra persona, sin pedirlo a quien ya no quiere dártelo.

En el otro extremo, están las personas que dejan a sus parejas, aquellas que deciden cortar la relación. Ellas también sufren, ya que han dejado a alguien a quien querían mucho y no querían hacer daño. En este caso, habría que trabajar el sentimiento de culpa, la autoestima y el desapego porque cada uno debe responsabilizarse de su dolor, y de cómo lo vive.

 

 

Claves para superarlo

 

  • PARAR Y CONTROLAR LAS COSAS QUE NOS RECUERDAN A ESA PERSONA. No te tortures una y otra vez con esa canción. Y por supuesto, hay que trabajar y recomponer la autoestima dañada.

  • INVIERTE TIEMPO EN TI

  • APÓYATE EN LA GENTE QUE TE QUIERE

  • SEGUIR ACTIVO A PESAR DEL SUFRIMIENTO. Poner de tu parte para que el dolor desaparezca cuanto antes.

Os animo a que leáis un post que escribí sobre

EL BIEN Y MAL QUERER(SE) EN LA PAREJA

19/11/2017 ¿Qué etapas hay en el amor? ¿Qué tipos de amor existen?

TIPOS DE CHANTAJE EMOCIONAL ¿CÓMO DETECTARLOS?

LIDERA TU FUTURO DEJANDO IR LA HERIDA DEL PASADO: Teoría U

CRISIS DE PAREJA: ¿Cómo saber si es el fin?

EL MAL DE LA INFIDELIDAD“.

 

 

Author:

The author didn't add any information to his/her profile yet.

No Comments so far. Be the first person to comment.

Leave a Reply

Let us know your thoughts.