LA PROCRASTINACIÓN: Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy

7 abril, 2016/ 0 0

 LA PROCRASTINACIÓN:

Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy


La procrastinación aparece en nuestras vidas cuando evitamos o postergamos un trabajo que debería hacerse. Solemos posponer un deber para destinar esa obligación a otra. Es decir, lo que popularmente se conoce como “dejar para mañana lo que se debería haber solucionado hoy”.

Puede que no seamos conscientes de lo que nos puede suponer que, día tras día, actuemos así, pero verdaderamente estamos echándonos piedras sobre nuestro propio tejado y, sobre todo, sobre nuestro autoconcepto (imagen que tenemos de nosotros mismos). La culpa comienza a invadirnos debido a nuestros deslices con la responsabilidad y el diálogo interno se hace constante “soy un vago, no soy capaz de…, es hora de hacer algo,  ¡ya está bien!”.

Cuando posponemos la tarea nos sentimos aliviados, en un primer momento, al reducir la ansiedad de tener que llevar a cabo nuestro deber.  Sin embargo, pasado un tiempo, incluso si el rechazo a la actividad en ese momento se repite, la culpa se hace cargo de que nos sintamos incapaces y poco responsables.

HAZLO AHORA

¿Qué es lo que nos pasa cuando actuamos así? ¿Por qué ocurre este fenómeno?

 

  • Falta de disciplina: dificultades en el manejo del tiempo y la planificación de tareas.

  • Problemas con la tarea: Probablemente no creemos que sea importante llevar a cabo esa tarea o no nos motiva.

  • Miedo al fracaso: El miedo a equivocarnos o a cometer errores nos produce tal ansiedad que nos genera un rechazo directo a la tarea. Ese malestar lo evitamos al no iniciar la actividad.

  • Miedo al éxito: personas con una autoestima baja que creen que no merecen el éxito.

  • Exceso de optimismo: al organizar la realización de la tarea creer que la resolverás con el menor esfuerzo y tiempo del necesario. “Lo hago en un momento, no tardo nada, no es necesario hacerlo ahora”.

CONSEJOS PARA QUE LA PROCRASTINACIÓN desaparezca de tu vida:

PONTE PLAZOS  Divide tu jornada laboral en plazos. El cronograma te ayudará a saber que tienes que hacer de 9 a 10:30, cuántos mails tienes que enviar antes de X hora. Cumplir con estos plazos y estas pequeñas expectativas te hará sentir capacitado, productivo y eficaz. Y por qué no, realiza cronogramas en tu vida personal (esa bombilla que tienes que reponer, llevar los zapatos al zapatero, esa persiana que tienes rota desde hace meses…), te sentirás capaz de avanzar en tus propósitos. Sigue así, lo estás haciendo muy bien, paso a paso.

REFUERZATE POSITIVAMENTE Cuando hayas realizado la tarea que tanto te estaba costando cumplir, homenajéate sobre todo con esas buenas palabras que tanto te cuesta decir de ti mismo. Prométete una actividad de ocio o un descanso una vez que haya finalizado la tarea (un capítulo más de la serie que más te gusta, una cervecita…). Un vicio, si suena a premio, reconforta dos veces.

COMPROMÉTETECuando nos comprometemos con alguien nos empujamos a la realización de la actividad (quedar con alguien para ir al gimnasio).

CAMBIA EL ENUNCIADO“Tengo que, debo que, estoy obligado a…” producen rechazo. Utiliza frases como: “hoy haré…”, “estaría bien que hoy haga…”.

VISUALÍZATESi nos imaginamos que realizamos la tarea, seremos más capaces de de llevarlo a cabo.

ENFOCA TUS EMOCIONES A LARGO PLAZO No pienses en cómo te sentirás por no hacerlo, piensa en cómo te sentirás al terminar lo que haces.

A través del entrenamiento seremos capaces de modificar dicha conducta y gestionar nuestro tiempo de una manera más eficaz, productiva y satisfactoria.

 

¿Y tú? ¿Cómo te sientes cuándo te has liberado de las cosas que posponías y tenías pendientes?

 

 Para leer más…. “OCUPARSE EN LUGAR DE  PREOCUPARSE ” pincha AQUÍ

Author:

The author didn't add any information to his/her profile yet.

No Comments so far. Be the first person to comment.

Leave a Reply

Let us know your thoughts.