La sobreprotección y sus consecuencias

4 noviembre, 2015/ 1 1

niños

POBRES OVEJAS

Había una vez una familia de pastores. Tenían todas las ovejas juntas en un solo corral. Las alimentaban, las cuidaban y las paseaban. De vez en cuando, las ovejas trataban de escapar. Aparecía entonces el más viejo de los pastores y les decía: “Vosotras, ovejas inconscientes y soberbias no sabéis que, fuera, el valle está lleno de peligros. Solamente aquí podréis tener agua, alimentos y, sobre todo, protección contra los lobos”. En general, eso bastaba para frenar los “aires de libertad” de las ovejas. Un día nació una oveja diferente. Digamos que era una oveja negra. Tenía espíritu rebelde y animaba a sus compañeras a huir hacia la libertad de la pradera. Las visitas del viejo pastor para convencer a las ovejas de los peligros exteriores se hicieron cada vez más frecuentes. No obstante, las ovejas estaban inquietas y cada vez que se las sacaba del corral, daba más trabajo reunirlas de nuevo. Hasta que, una noche, la oveja negra las convenció y huyeron. Los pastores no notaron nada hasta el amanecer, cuando vieron el corral roto y vacio. Todos juntos fueron a llorarle al anciano jefe de familia. – ¡Se han ido, se han ido! – Pobrecitas… – ¿Y el hambre? – ¿Y la sed? – ¿Y el lobo? – ¿Qué será de ellas sin nosotros? El anciano tosió, aspiró su pipa y dijo: “Es verdad, ¿qué será de ellas sin nosotros? Y lo que es peor…. … ¿Qué será de nosotros sin ellas?”.

Jorge Bucay

 

Después de leer el cuento, me puse a pensar… ¡Qué acertada aquella frase! “¿Qué será de nosotros sin ellas?”.

Eran los pastores los que necesitaban de las ovejas. Éstos las sobreprotegían tanto que no se daban cuenta que no les dejaban ser LIBRES, les quitaban esa AUTONOMÍA de salir a conocer mundo y sobre todo, les quitaban  la oportunidad de aprender de los contratiempos. Por eso, éstas ovejas no sabían lo que era la FRUSTRACIÓN, porque nunca la habían sentido. Estaban pidiendo a gritos salir del corral, APRENDER y disfrutar de las cosas que les gustaban.

Llega un momento en el desarrollo de los niños que buscan y necesitan sentirse autónomos, aunque sea disfrutando de una pequeña dosis de autonomía, como ir a comprar el pan, o volver solo del colegio a casa. Quieren hacer las cosas por sí mismos, porque buscan SENTIRSE SEGUROS, sentir que son CAPACES de realizar cosas nuevas. Para ello, es necesario que los padres den el brazo a torcer y se quiten el miedo de que sus hijos aprendan siendo ellos, únicamente ellos, solos.

La BÚSQUEDA DE APRENDER en la infancia necesita partir de la ignorancia, del NO SABER. Sin embargo, para ello, es necesario y primordial que  NO se les  de todo dado y hecho, porque finalmente eso que queremos que aprendan vendrá directamente aprendido, dado la facilidad con que se les ha dado las cosas, sin esfuerzo.

Es importante darse cuenta de las consecuencias que puede traer proteger en exceso a nuestro hijo. Está claro que hay que cuidarles, estar pendientes, mimarles, dándoles cariño, pero como sabemos, todo exceso es insano, habría que limitar esa protección.

De hecho, la mejor manera de proteger al niño es CREER EN ELLOS, haciéndoles ver que son capaces, que  para conseguir algo hay que luchar y ello supone que exista un esfuerzo detrás. Si les damos todo hecho, creerán que no son capaces de hacerlo solos, y justificarán esa ayuda que se les da. Es probable que necesiten ayuda en el camino del aprendizaje, por eso se les ofrecerá solo si la necesitan. Es decir, estar con ellos pero sin ellos. Que los niños sepan que estáis ahí por si lo necesitan, mientras ellos hacen su camino del aprendizaje a un mundo nuevo.

Debemos saber los problemas que pueden acarrear estos niños con este tipo de estilo educativo:

El miedo, las fobias, las inseguridades, el apego ansioso y dependiente, son elementos de un círculo vicioso que pueden acompañar al niño en su crecimiento hasta la adultez, llegando incluso a un trastorno, si no se realiza un tratamiento psicológico o  Psicoterapia.

 Con todo esto, debemos saber que ésta SOBREPROTECCIÓN  de la que hablamos conlleva unmal querer, sabiendo que el “bien querer” lo encontraremos dejándoles SER, CRECER, solos y a NUESTRO LADO.

 

Quizás te interese leer otros post del blog:

EL PODER DEL ABRAZO

Con-TACTO y emocionando

SINDROME DEL EMPERADOR: El niño tirano manda en casa

¿Cómo explicar el divorcio a los hijos?

CONOCIENDO EL TDA-H para comprenderles mejor

Author:

The author didn't add any information to his/her profile yet.

One Comment

  1. Iñigo

    Buena entrada del blog!!
    Es difícil para los padres encontrar el punto exacto de protección para los hijos, por eso, en general los niños están sobreprotegidos. Este problema se puede evitar gracias a una buena orientación como la que das tú, Silvia.
    Sigue trabajando así!!

Leave a Reply

Let us know your thoughts.