All posts tagged: depresión

¿Cómo afecta la DEPRESIÓN POSTPARTO a las MADRES? ¿Y A LOS PADRES?

ENTENDIENDO MEJOR A LAS MADRES Y PADRES CON DEPRESIÓN POSTPARTO

%
de las madres sufren DEPRESIÓN POSTPARTO

Uno de los factores psicológicos más relevantes es la presencia de neuroticismo o inestabilidad emocional, debido a que algunas mujeres muestran preocupación excesiva no sólo por el feto sino también por la atención médica. Los investigadores recomiendan una atención integral para las mujeres embarazas con el fin de evaluar e intervenir en todos los aspectos psicológicos, especialmente emocionales para minimizar el riesgo de desarrollo de trastornos emocionales.

depresion postparto bebeEl embarazo es un proceso de adaptación en el que existe un conflicto de intereses entre las necesidades y aspiraciones individuales y la obligación de asumir una nueva responsabilidad. Además, pueden surgir dudas sobre la capacidad personal para ejercer los cuidados que el recién nacido requiere, por lo que hay una mayor predisposición hacia el estrés psicológico, pudiendo ocasionar mayor vulnerabilidad para la ansiedad y depresión.

La depresión paterna estimada en 6% parece influir en síntomas tempranos de depresión en los niños, depresión postparto de las madres, y altas tasas de abuso de sustancias.

 

FACTORES DE RIESGO

Historia personal de enfermedad o desórdenes mentales

Depresión postparto en el pasado

Historia familiar de depresión

Sensibilidad hormonal

Síndrome premenstrual

Síntomas psiquiátricos durante el embarazo

Antecedentes de depresión sin asociación al puerperio

Disfunción familiar

Tener un bebé con problemas de salud

Haber tenido un aborto o un hijo muerto

Embarazo no deseado

Antecedente de trastorno de la alimentación

Embarazo en adolescentes

Mujeres inmigrantes o desplazadas

Estrés psicosocial en los últimos 6 meses

Condición socioeconómica comprometida

Pobre red de apoyo social

Antecedentes de adicciones

SÍNTOMAS

Requiere 5 de los siguientes síntomas presentes por 2 semanas o más:

Ánimo triste o depresivo

Anhedonia

Baja energía

Disminución en la concentración o toma de decisiones

Retardo o agitación psicomotora

 Ideación suicida

El hecho de que el embarazo haya sido planeado y deseado no impide que algunas mujeres acusen un considerable bajón de su estado de ánimo en las semanas o meses que siguen al parto. En ocasiones, estas mujeres no se atreven a expresar sus emociones con sinceridad debido a un sentimiento de culpa generado por la visión idealizada que se tiene sobre la maternidad hoy en día. “Ser madre puede ser una experiencia maravillosa”, “Tener un hijo es lo más bonito que te puede pasar”. Detrás de ese “algo maravilloso” también debe tenerse en cuenta las emociones desagradables, como el agotamiento, el estrés, la ansiedad… que surgen del hecho de ser madre.

 

SUPERWOMAN POSTPARTO NO QUEREMOS SUPERWOMAN  Las madres superwoman acaban tirándose de los pelos y sufriendo una ansiedad que puede con ellas. Es importante tratar de cuidar los espacios personales para no olvidarse de uno mismo. Lo primero es cuidarte, para poder cuidar a tu hijo de la forma más saludable posible. SE BUSCAN MADRES QUE SE EXPRESEN y NO sientan CULPA por decir que están agotadas del día que han tenido, y sobre todo que APRENDAN A DELEGAR sin pasarnos de la raya, que los abuelos también tienen derecho a disfrutar de su jubilación.

padre depresion postpartoLa ayuda no debería recaer solo en el PADRE. De alguna forma, él también vive SU PROPIA DEPRESIÓN: «Ella ha cambiado», «no sé si nuestra vida de pareja volverá a ser algún día cómo antes», «se viene abajo y yo me siento solo, y no sé cómo ayudar…». Lo ideal es contar también con la ayuda de una madre experta: la abuela, una hermana o una buena amiga.

 

Los PADRES pueden padecer también depresión postparto. Algunos, tienen miedo a la paternidad ante las nuevas responsabilidades y el temor a perder su libertad. Pueden sentirse estresados por el incremento de los gastos o por la posibilidad de tener que vivir con un solo ingreso. Están viviendo algo nuevo, ahora tienen un nuevo papel  y por ello, pueden sentirse más ansiosos, por el miedo a no saber educarle o cuidarle bien, o quizás le pueda preocupar ser como su padre. El nacimiento puede revivir algunos recuerdos tristes de tu infancia. Además, si tu pareja experimenta depresión postparto, el padre es más proclive a sentirse deprimido también. 

padre y bebe

 

ESTRATEGIAS PARA PREVENIRLA

  • Haz EJERCICIO acorde con tu estado físico en los días posteriores al parto.baby-fitness-ejercicios-para-mama-y-bebes

  • HABLA con tus familiares y amigos.

  • Pide AYUDA.

  • EVITA el alcohol y la cafeína.

  • Siga una DIETA saludable.

  • Desarrolle un patrón de SUEÑO Y SIESTA regular.

  • Aprenda maneras de REDUCIR EL ESTRÉS, como ejercicios de respiración y relajación muscular.embarazada

  • Sé realista, date tiempo, aunque no lo creas, pasará.

  • Busca el contacto con otras madres en los grupos de postparto, de lactancia o de crianza, en los parques o incluso a través de Internet.

  • Tu bebé te quiere a ti y no se le ocurre compararte con otras. ¡No te compares tú!

  • Intenta posponer las visitas hasta después del primer mes, para poder descansar al máximo.

 QUIZÁS TE INTERESE LEER OTROS POST DEL BLOG:

SINDROME DEL EMPERADOR: El niño tirano manda en casa

¿Cómo explicar el divorcio a los hijos?

LOS 6 IMPRESCINDIBLES PARA UNA RELACIÓN DE PAREJA SANA

CLAVES PARA SER PRODUCTIVO EN EL TRABAJO

LA SOBREPROTECCIÓN Y SUS CONSECUENCIAS

Miedo a ser felices

MIEDO A SER FELICES

 

Parece mentira el título, pero así es, es posible tener miedo a la felicidad.

No es que queramos patologizar cada cosa que le pasa al ser humano, ni que se quiera poner de moda etiquetas nuevas (que desgraciadamente en algunos casos sí, para que engañarnos), sino que algunas personas se angustian ante la posibilidad de sentirse felices.

Un deportista de élite gana una competición de lanzamiento de disco a los 21 años. Debería ser un momento de pura felicidad, pero sin embargo no lo es, ya que las dudas y el miedo comienzan a invadirle.

“Me siento como en el colegio. Con 8 o 9 años gané un concurso y, al día siguiente los compañeros ya no me querían” afirma el deportista.

Estas personas, en este momento,  se preguntan “¿Me lo merezco? ¿Me abandonará pronto esta fortuna? ¿Me envidiarán los demás?”. En lugar de disfrutar de los grandes momentos, sienten un gran temor. Tienen miedo a ser felices.

 

06-04-2012

 

 

Según  algunas investigaciones, parece ser que está relacionado con la depresión, “hoy me puede ir bien, pero mañana seguro que sucederá algo malo”. Sin embargo, por regla general, el miedo a ser feliz no supone el mismo sufrimiento que las fobias u otros trastornos de ansiedad.

Además, se ha estudiado que alumnos con una autoestima baja seguían este patrón  de comportamiento, en el que en lugar de disfrutar del éxito ante un examen, trataban de amortiguar su alegría, calmándose y distrayéndose.

Estas personas que padecen temor a ser felices tienen una tendencia a concentrarse en las amenazas, por lo que evitan lo malo y olvidan pensar en cosas buenas. Observan aquello que les podría ocurrir, herir o amenazar. Ello les hace sentir débiles y tristes. En el momento en que el miedo  obstaculiza la vida diaria e incluso, en este caso nos impide disfrutar de las cosas buenas, se debe buscar ayuda.

La alegría también posee su lado más feo, que puede desestabilizarnos si nos dejamos llevar por la emoción. Cuando nos dejamos llevar por la alegría, nos arriesgamos más y prestamos menos atención a los peligros. Las personas que se sienten de buen humor se basan más en sus prejuicios a la hora de tomar decisiones, en lugar de premeditarlas. ¿A quién no le ha pasado que cuando está más contento recuerda las cosas mejor de lo que fueron?.  La memoria también puede verse afectada por esta emoción. Si vas a tomar una decisión importante, hazlo en frío, porque si lo haces excesivamente contento, esta emoción te la puede jugar.

Debemos ser conscientes tanto de nuestra parte RACIONAL como EMOCIONAL, “¿Es lógico que el triunfo de algo que he realizado con mucho esfuerzo, no me deje disfrutar por lo que pueda pasar a partir de ahora? ¿Qué me sucede?”.

Es bueno que la persona se centre en los pensamientos (parte RACIONAL) y cree un autodiálogo (hablar contigo mismo) animándose a relajarse y reforzándose positivamente.

Ej. : “Por fín lo conseguí, llegó el día que tanto esperaba, y ahora lo he conseguido. Debo sentirme contento y satisfecho por el esfuerzo diario y por los resultados.”

Esto sería un ejemplo de autodiálogo de refuerzo positivo, lo que hará que la persona maneje y regule su propio pensamiento sintiéndose bien.

En el plano EMOCIONAL, la persona debería darse cuenta de cómo se siente, y si es lógica su emoción.

El autodiálogo podría ser:

“Me siento bien, se que también tengo miedo. La felicidad viene y se va, por lo que el miedo también. Tengo que disfrutar del presente. ¿Si no lo hago ahora cuando lo haré? “

yin yang

Debemos confiar en nuestra felicidad en lugar de temerla. Aprender a controlar las emociones exageradas y recordar que la felicidad no dura siempre. Todo está en continuo cambio. Todo se transforma. 

Os dejo una canción de Jarabe de palo ” Yin Yang”, que habla de esas fuerzas opuestas y complementarias a la vez, que se encuentran en todas las cosas.También lo podemos ver en las EMOCIONES. No todo es miedo, no todo es felicidad, todo cambia, y puede complementarse. 

 

 

 

Quizás te interese leer más post del blog:

¿Te sientes triste o ansioso? HAZ DEPORTE

EXPRESAR LAS EMOCIONES DESAGRADABLES: pasos a seguir

¿Cómo afecta la depresión postparto a las madres? ¿Y a los padres?

TENER INTELIGENCIA EMOCIONAL DENOTA SER LISTO

MIEDO AL MIEDO: Agorafobia

 

 

Fuente:

Revista Científica Mente y Cerebro. (2006)

Canción de Jarabe de palo. Yin Yang. Youtube.

 

 

 

dependencia emocional pareja

El miedo a la soledad y una droga, el amor: Dependencia emocional.

 EL MIEDO A LA SOLEDAD Y UNA DROGA, EL AMOR:

Dependencia emocional

 

No sé qué haría sin Pablo. Sé que le debo dejar porque no me conviene, pero no me imagino la vida sin él. – Pensó Ana mientras miraba el móvil para comprobar que Pablo no le hubiera mandado un whatsapp.


Hace meses que Ana no queda con sus amigas por estar con su novio.  Éstas, se dan cuenta de la situación e intentan hablar con ella para que retome la relación, pero Ana niega que tenga un problema y no admite ninguna crítica.

Se ha convertido en una persona sumisa, con baja autoestima, capaz de pensar en su pareja antes que en ella misma. Su identidad va unida a dos personas, la de ella y la de su novio.  Nuestra protagonista cree que es normal compartir absolutamente todo con la otra persona. Ana no quiere encontrarse con la soledad, sabe que ésta no es buena amiga y le hace sentir mal. Por este motivo, necesita estar constantemente pendiente de su novio, sin importarle el sometimiento con tal de obtener el cariño que necesita.

Es cierto que, cada vez, hay más casos de este estilo, en los que una persona necesita de la otra, como si de una droga se tratase. Metafóricamente hablando, lo podríamos asemejar a la entrada de un túnel sin salida. Un túnel oscuro, en el que no hay luz, y vives aterrorizado por lo que te pueda pasar sin él o ella. Los pensamientos automáticos invaden tu cabeza, viviendo intensamente cada una de las emociones, pero no las quieres vivir sólo tú, sino que necesitas vivirlas y sentir cada una de las emociones con la otra persona. Éstas te pertenecen a ti, déjalas que hagan su función en ti, únicamente en ti.

Buscas la salida,  pero no la ves. Tienes la esperanza de que la encontrarás porque, por suerte o por desgracia, tenemos un mecanismo de defensa, llamado autoengaño, que protege al organismo ante posibles peligros. Se trata de un camino lleno de miedos, de sufrimiento, viviendo con la angustia de pensar que no puedes estar sola o solo. Esa persona se siente ahogada, y necesita del oxigeno de su pareja.

Hablando de la dependencia no podemos olvidar que existen matizaciones. No se debe patologizarla siempre dándole connotaciones negativas, ya que se trata de un componente normal y saludable en la vida de las personas. Teniendo en cuenta que todo extremo es innsano, podemos atribuir la dependencia como problema cuando se trata de un exceso. Sin embargo, es difícil distinguir el límite entre lo patológico y lo saludable, al tratarse de una cuestión intangible.


Detrás de un “te quiero”, se esconde un “te necesito”.


Cuando nos encontramos con una persona con este perfil en Psicoterapia, lo más importante y lo primero, es que ésta sea consciente de lo que hay detrás de su sufrimiento. De esta forma, comenzará a dar el primer paso a un nuevo camino, en el que la meta será conseguir que disfrute no sólo de la soledad sino también de la compañía de otras personas, valorándose y sabiendo que nadie va a quererle más que ella misma. Por lo que tendrá que empezar primero, por saber quererse a sí misma para después, saber querer al resto.

En el momento en que uno piensa que no puede vivir sin alguien, significará realmente que no puede vivir con él.